viernes, 10 de abril de 2015

Untandose la cara de Menta y Limón (y no es un té)


Cuando uno va a creciendo, empieza a cuidarse un poco más la piel.

Desde que era joven, me gustaba usar mascarillas.

Mi economía hacia estirar un bote de mascarilla varios meses (solo la usaba para ocasiones especiales).

Ya cuando económicamente pude aumentar el uso, lo hice, hasta que me case.

Ya casada hubo varios meses que ignore el uso de mis mascarillas, hasta que mi amada madre me dio mí regañada, porque, aunque no me había dejado completamente, ya no tenía mi rutina de limpieza.

Santo remedio para volver a regresar a usarlas.

Para unas cosas soy muy sensible y para otras no, al momento solo he tenido algunas contrariedades con una mascarilla: Freeman Carbón con Azúcar Morena, y si, ya sé que muchas la aman, que es la octava maravilla y me lo van a mencionar en comentarios, pero vamos! Hay tantas en el mercado que creo que me puedo dar el lujo de decir que no me gusto.

Cosa contraria con la Facial Clay Mask Mint & Lemon de Freeman (o mascarilla facial de Menta y Limón para la raza).

Aroma: Pensé que olía a jabón lavatrastes, pero no, tiene un ligero aroma a menta y limón, pero muy ligero.
Textura: Crema verde bastante pastosa, recomiendo ponerla con la cara ligeramente húmeda.
Cantidad: El sobre trae 15 ml y me rindió para 4 aplicaciones, pero NO aplicaciones de untadita, sino para dejar verde toda mi cara sin espacios blancos.
Precio: En Chedraui $19.90 pesos mexicanos.

Resultados:

-Me deja la piel limpia, el tamaño de los poros los veo iguales.
-Si no la quito correctamente, quedan residuos verdes/blanquecinos en mi piel.
-Siento que la uso y al terminar tengo que hidratar mi piel.
-Al colocarla la primera vez me ardió un poco, pero solamente fue esa vez, y fue un ardor soportable.
-Si la volvería a comprar, tal vez el bote grande, pero sigo tengo una mascarilla de lodo muy buena que debo de terminarme primero.
Si, lo sé, que existen miles de reseñas de estas marcas, miles de recomendaciones, y esta es una más a todas estas.

Cuéntenme en comentarios alguna recomendación o la gran veneración que le tienen a la mascarilla de Carbón (no puedo ignorar al 99% de los usuarios contentos de dicho producto).

Recuerden, síganme en:

Instagram: @elvira.cano

Twitter: @crelviracano

Facebook: Consumiendo la Realidad (https://www.facebook.com/consumiendolarealidad)
(Y aquí es donde se dice la reseña es 100% mi opinión personal, porque, aunque fueron $19.90 pesos mexicanos, cada centavo que salieron de la vida tan vacía que lleva mi bolsillo).

2 comentarios:

  1. Yo amo ponerme mascarillas, pero en invierno las abandono porque me da frio lavarme la cara dos veces jejeje Eh notado ese efecto de ardor en algunas mascarillas, rarísimo porque efectivamente, solo es la primera vez que las eh usado, tiene un buen rato que no veo mascarillas en el chedraui al que voy, creo ue voy a preguntar porque seguramente me las cambiaron de lugar y yo confiada en que no hay =P y cada opinion cuenta ehh, me gustó mucho tu reseña hermosa, a ver a quién asusto en mi casa cuando me la consiga jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten cuidado sobre todo con los chiquitines, mi prima dio un buen grito al verme la primera vez que use mascarilla. A mi me pasa en mi Chedraui, cambian de lugar las cosas todos los días, seria raro que dejaran de venderlas. Gracias por comentar Erika :).

      Eliminar